Reflexiones e interrogantes frente al gobierno de Gutierrez y Pachakutik

Francisco Hidalgo Flor

Especial para *Gramsci e o Brasil*





1.- La posesión de Lucio Gutiérrez en la Presidencia del gobierno de Sociedad Patriótica, que aglutina a una fracción de los militares nacionalistas, y el Movimiento Pachakutik, que representa al sector mas importante del movimiento indígena del Ecuador, a los cuales se suma el apoyo tanto de sectores empresariales, como el Ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, o el de Gobierno, Mario Canesa, y de la izquierda radical, como el Ministro de Ambiente, Edgar Isch, del MPD-PCML, significa un acontecimiento positivo, a la par que un desafío para los movimientos populares y la izquierda ecuatoriana, se inscribe en la tendencia de gobiernos que recogen las aspiraciones de cambio y democratización en América Latina, como son los gobiernos de Lula en Brasil y Chávez en Venezuela.

2.- El triunfo electoral de Lucio Gutierrez en la primera vuelta electoral (22%) y la segunda vuelta (55% de la votación), se enmarca en un proceso de resistencia al modelo neoliberal y de búsqueda de alternativas, en oposición a los programas de ajuste del FMI y el consenso de Washington, que tuvo varios hitos como el triunfo del NO en el Plebiscito de 1995, el derrocamiento del presidente Bucaram en 1997, los levantamientos populares de Marzo y Julio de 1999, y el derrocamiento del presidente Mahuad en Enero del 2000. Los actores sociales protagonistas fueron los indígenas, los gremios de los trabajadores estatales, el magisterio y la juventud.
El triunfo de Gutiérrez se da en una coyuntura de una persistente crisis de hegemonía de las clases dominantes, de una quiebra de los partidos tradicionales como instrumentos de mediación entre la sociedad y el estado, y una sólida resistencia a la aplicación del modelo neoliberal en el Ecuador.

3.- El movimiento indígena, que tiene en la década de los noventa un notable proceso de consolidación como actor social y luego como sujeto político, a través de la CONAIE en primer lugar, y luego del Movimiento Pachakutik, como su brazo político, es el principal soporte social y político del Gobierno de Sociedad Patriótica y Pachakutik. Decimos esto porque el Coronel Gutiérrez por si solo no tiene ni la estructura organizativa, ni encarna la propuesta política que le otorgue solidez y definición a su gobierno.

4.- Probablemente el tema clave en cuestión sea el siguiente: ¿Está el movimiento indígena en condiciones de direccionar un gobierno alternativo, que de respuestas a los problemas de pobreza, desempleo, migración, pérdida de soberanía, en sentido opuesto a los lineamientos de ALCA y guerra al terrorismo?. Porque las expectativas políticas y sociales que determinan el escenario político para la ascensión del gobierno de Gutiérrez y Pachakutik es el anhelo de cambio ante una situación de aguda crisis en las clases populares, especialmente en los sectores rurales y las provincias periféricas. Y también es trascendente el tema de si los sectores de izquierda y populares, que no son el movimiento indígena, están en condiciones de presionar y arrancar de Sociedad Patriótica y Pachakutik definiciones y medidas mas radicales.

5.- Los dirigentes de la CONAIE han definido así el carácter del nuevo gobierno: “La alianza PSP-Pachakutik permitirá una etapa de transición, de cambios que el movimiento indígena pretende hacer. Vamos a sentar las bases de nuestro proyecto. La perspectiva es construir un Estado Plurinacional, que permita el ejercicio de los derechos de todos” (Luis Macas - El Comercio, 01/01/03). Resumiendo: se instaura un gobierno de transición y la perspectiva es el Estado Plurinacional y Multicultural.
Por su parte Lucio Gutierrez ha definido tres prioridades para la fase inicial del gobierno: combate a la corrupción, reforma política privilegiando el cambio del Congreso Nacional y la Corte Suprema de Justicia, afirmación de la dolarización. El instrumento para impulsar la reforma sería una consulta popular.

6.- Los ejes del proceso social y político del movimiento indígena en la última década gira en torno a: levantamientos populares - mesas de diálogo - acuerdos y conquistas sociales; participación parlamentaria y gobiernos locales; alianzas con organismos internacionales de desarrollo y ONG´s. Es una amálgama en la que intervienen procesos de acción directa popular, mecanismos de negociación, participación en las instituciones y coparticipación en las políticas de intervención del Banco Mundial en los sectores indígenas y campesinos. El programa del movimiento indígena giro en torno al reconocimiento de los derechos de los pueblos indios, el Estado Plurinacional, el reconocimiento del carácter multicultural del Ecuador, la denuncia del proyecto blanco-mestizo como discurso de dominación, el fortalecimiento de los gobiernos locales dirigidos por el movimiento indígena, la orientación de sus gobiernos como participativos, democráticos.
Cabe recordar que el propio origen de la CONAIE, a mediados de los años 70, fue diferenciándose del discurso clasista y campesinista de los partidos socialista y comunista. Se puede decir que la dirección indígena actual expresa un discurso socialdemócrata-étnico. Los dirigentes como Nina Pacari y Luis Macas, los dos ministros indios del gabinete, ideológicamente están mas cerca del discurso de Rigoberta Menchú que del movimiento zapatista del EZLN. Entonces cabe preguntarse: ¿el movimiento indígena logrará afirmar un camino autónomo y avanzar a un proyecto que represente al conjunto de los explotados y excluídos, o solo estamos atestiguando el proceso de su cooptación por la institucionalidad del poder?
7.- En un país como el Ecuador, con fuertes cortes racistas, segregacionistas, machistas y una incompleta constitución del estado-nación, profundamente dependiente económica e ideológicamente, la sola presencia en la conducción del gobierno de dirigentes indígenas con personalidad étnica, inteligentes, con trayectoria de lucha, a ello sumado la participación de la izquierda radical, implica cambios trascendentes. Los líderes de los nuevos movimientos populares van desplazando a los viejos representantes de los partidos de la derecha y centro que coparon los espacios de representación las últimas décadas. Las demandas de los pueblos campesinos, de seguridad alimentaria, de un mercado interno solvente, entran en contradicción con los postulados de la globalización.
Pero esto por si solo es insuficiente ante una crisis muy aguda, sobre todo en la estructura económica, con una dolarización que sistemáticamente pauperiza a la población, condena a la producción nacional a costos inviables, e incrementa la dependencia.
Los cambios alcanzados están en la epidermis del poder, las estructuras estatales de dominación oligárquica e imperialista están intactos.

8.- Un probable escenario de agudizamiento de la crisis puede venir por el lado de la estructura económica, por ejemplo, ante la balanza comercial negativa, una probable disminución de ingresos por reducción del precio petróleo, y disminución de las reservas de los migrantes, pérdida de fuentes de trabajo por quiebras de industrias y artesanías. Los propios problemas del campesinado están muy ligado a aspectos estructurales como la concentración de la propiedad y el uso de las tierras y el agua.
Mas también los líderes de los viejos partidos preservan espacios de poder importantes en el Congreso Nacional, la Corte Suprema de Justicia y los municipios mas grandes. Ellos no están dispuestos a ceder más terreno.

9.- En la conducción del gobierno está un personaje sin una trayectoria política sólida, el Coronel Lucio Gutiérrez, y que luego de la ganar la primera vuelta ha preferido un alineamiento a gobiernos centristas, como el de Chile o Costa Rica, asegurar el beneplácito de Washington, y ha evadido un acercamiento con gobiernos democráticos como el de Chávez en Venezuela o el de Lula en Brasil. El Partido Sociedad Patriótica es en verdad el círculo de ex-militares que acompañaron a Gutiérrez en la revuelta indígena-militar de Enero del 2000. A su favor tiene precisamente el haber participado y coliderado dicho movimiento.

10.- Una de las paradojas de la coyuntura política ecuatoriana es que si bien pareciera que la tendencia caminaría hacia un gobierno socialdemócrata, cuyo eje sería un pacto entre los grupos dominantes y el movimiento indígena, que debería resolver temas sustanciales de la problemática del campo y de una identidad intercultural democrática, sin embargo el principal partido socialdemócrata del país, la Izquierda Democrática liderada por el ex-presidente Rodrigo Borja, está en la oposición a Gutierrez, y preside en este momento el Congreso Nacional encabezando un proyecto de bloqueo al nuevo gobierno.
Para los intereses de los Estados Unidos, en el Ecuador tienen particular interés tres políticas: participación en la estrategia del Pentágono dentro del Plan Colombia, garantizar las inversiones de las transnacionales petroleras, mantener el servicio de la deuda externa, y que la agitación social interna no supere determinados límites.

11.- En el caso ecuatoriano se podría hablar de que la coyuntura política precipita procesos y que los movimientos populares y los partidos políticos comprometidos, CONAIE, Pachakutik, MPD, llegan prematuramente a esa responsabilidad histórica. Es verdad que casi nunca se conjuga la plena coincidencia entre la coyuntura y el momento de madurez político, frecuentemente la primera provoca a la segunda. Pero hay procesos que evidencian de mejor manera la presencia o no de madurez, de etapas consolidadas, de experiencias afirmadas, de liderazgos sólidos. Por lo menos se pueden mencionar dos aspectos limitantes, el primero que los debates teóricos y políticos entre los partidos de izquierda, e incluso en su interior, son escasos y mas aún frente a los sucesos recientes. El segundo, la experiencia de gobierno de estos partidos y movimientos se ha circunscrito a casos de municipios o provincias pequeños o medianos, y por espacios de tiempo limitados. También están en juego cuáles son los proyectos históricos de fondo de cada una de las fuerzas en acción y su visión sobre las contradicciones en el mundo actual y las perspectivas.
Cabe decir que existen sectores de izquierda que no están respaldando al gobierno de Gutierrez, como el Partido Socialista, un sector de la Coordinadora de Movimientos Sociales, y un sector del movimiento indígena, la FENOCIN.

12.- Una perspectiva que incorpore el concepto de la construcción contrahegemónica, o de una nueva hegemonía, podría resultar particularmente valiosa para la interpretación de los roles de los movimientos populares y partidos de izquierda en la hora actual del Ecuador.

______________

Francisco Hidalgo Flor é sociólogo e diretor da revista Espacios.
_____________