Um site sem o MST?






Out. 2000



1. Gramsci e o MST
Estuve por el Brasil (Belo Horizonte) la semana pasada. Consegui en una libreria el libro de Giovanni Semeraro sobre Gramsci y la sociedad civil. Tambien consegui el libro de Carlos Nelson Coutinho sobre El pensamiento politico de Gramsci y un estudio de Luciano Gruppi. Tuve conocimiento de esos libros a traves de su pagina web. Son excelentes textos!
Hay muy buena produccion brasilena sobre temas gramscianos por lo que me estoy dando cuenta. Espero seguir consiguiendo otros textos.
Los felicito por su brillante trabajo. Pero para ejercitar el pensamiento dialectico, quiero criticarlos tambien por su brillante olvido del movimiento social mas importante del Brasil, y quiza de America Latina: el MST.
No veo nada en su pagina sobre el MST. Hay alguna razon especial para eso? Espero que me corrijas si estoy equivocado!
Por favor, disculpame por escribirte en castellano, mi portugues escrito "é muito ruim".

Saludos,

Charles Quevedo
Asuncion, Paraguay.

2. Resposta do editor de *Gramsci e o Brasil*
Nossa página Gramsci tem algumas peculiaridades. A maioria dos colaboradores (mas não todos) provém do Partido Comunista Brasileiro, de sua tendência "eurocomunista"; daí, naturalmente, nosso empenho em difundir a obra de Gramsci. Depois da extinção do PCB (ou sua transformação no atual Partido Popular Socialista), cada um de nós passou por experiências políticas muito diversas: alguns, por exemplo, foram para o PT; outros, durante algum tempo, apostaram numa política de frente democrática (e daí a opção pelo PMDB), etc.
Mas as cartas sempre terminam por se embaralhar de novo. Hoje, por exemplo, com o fortalecimento eleitoral do PT, este partido (me parece) se vê diante de dilemas que nós, os velhos eurocomunistas, sempre propusemos: como ser governo e manter a capacidade de luta; como ser "esquerda positiva", num contexto gramscianamente "ocidental", com todas as possibilidades e riscos decorrentes desta atitude.
Um dos pressupostos desta nossa nova reunião na página Gramsci é admitir, abertamente, a ausência de unidade política: hoje, entre os colaboradores, apesar da origem (quase) comum, há um amplo leque que vai do centro à esquerda. E, de resto, também sequer queremos a unidade teórica, a não ser em limites muito amplos: falamos claramente em "marxismos", recusamos qualquer ortodoxia gramsciana, etc.
Esta pluralidade se reflete na avaliação dos diferentes movimentos sociais. A página, como tal, não tem opinião sobre nenhum movimento. Por acaso, um de nossos colaboradores (Raimundo Santos) escreve sobre temas agrários, num enfoque predominantemente histórico. E até estou expedindo esta msg não só para vc como também para ele, Raimundo, esperando que vcs dois possam estabelecer alguma troca de opiniões e de materiais sobre a questão agrária, em geral, e o MST, em particular.
Em termos estritamente pessoais, diria que, sem o MST, a reforma agrária não estaria na agenda política, e só por isto este movimento é uma realidade muitíssimo positiva. O MST (mas não só ele: também a Contag, os sindicatos rurais e outros atores, como a própria Igreja) tem mobilizado algumas das camadas mais esquecidas e secularmente exploradas da sociedade brasileira, dando-lhes dignidade política e até pessoal. Mas diria também que, às vezes, alguns de seus métodos não contribuem para formar a ampla frente em defesa da democratização da terra. O Brasil não está (a meu juízo) diante de uma realidade revolucionária; e mesmo a mudança social possível é algo molecular, penoso, de longa duração, algo mesmo a ser inventado. Esta idéia não está ainda amplamente assentada em toda a esquerda política e social, que ainda pensa, anacronicamente, na tomada do Palácio de Inverno.
Também me preocupa a idéia de que, na América Latina, a "verdadeira" esquerda seja representada, apenas, por forças como o MST, os zapatistas e as Farc colombianas. Se isto for verdade, então o capitalismo neoliberal (com seu potencial tremendo de exclusão social e de autoritarismo político) reinará "por mil anos". O futuro socialista da nossa América é algo intimamente ligado à democracia, ao consenso, à mobilização articulada e pluralista de muitos sujeitos e setores sociais, alguns dos quais inéditos na nossa maneira tradicional de ver e conceber o socialismo.
Enfim, caro Charles, quero dizer que sua carta me estimulou muito, pessoalmente. Vou tentar, no nosso círculo, recolher material sobre a questão agrária e o MST. Mas, sem dúvida, quando conseguirmos fazer isto, a idéia é trazer o MST como um "problema", a ser analisado de diversos ângulos e posições. Será a nossa maneira particular de ajudar a luta pela reforma agrária no Brasil, mobilizando o pensamento crítico, na medida de nossas possibilidades.

Luiz Sérgio Henriques

3. O movimento camponês no Paraguai
Siguiendo con las cuestiones de las que hablabamos anteriormente quisiera comentarles algunas cuestiones sobre los movimientos sociales:
Personalmente, les confieso que la primera vez que escuché la "Declaración de guerra al Ejército Mexicano"del EZLN, tuve la impresión de que se trataba de un melancólico anacronismo. Me pareció algo tan fuera de época que no lo tomé nada en serio. En esa época en la cual había causado tanto desconcierto en la izquierda mundial el derrumbe del "socialismo real" esa recaída en el guerrillerismo de los 60's no me convenció para nada. Claro está, fuera de la gran simpatía que tiene nuestro corazón por la tradición revolucionaria, y por el valor inmenso que tienen estos seres humanos que optaron por levantarse en armas contra la opresión histórica. Creo que también algo de eso me ocurrió al escuchar las noticias sobre las ocupaciones y movilizaciones del MST.
Con el tiempo, esa capacidad de mantener uns lucha sostenida que han demostrado estos movimientos y otros (la presión ejercida por las FARC y su influencia cada vez mayor, la lucha de los campesinos cocaleros del Chapare boliviano y en mi pais las grandes movilizaciones del Frente Nacional Campesino) me incitan a tener otra visión de estos movimientos.
Esto, también influenciado por lo que yo creo que fue la capitulación histórica de la socialdemocracia que no tuvo ninguna capacidad de resistir a la presión neoliberal y terminó convirtiendose en la administradora de los negocios del capitalismo y las políticas neoliberales, renunciando a defender lo que fue su mayor conquista: el Welfare State.
Eso que se llama izquierda positiva termina siendo tercera vía, izquierda light, social-liberalismo y otras tristes adaptaciones al establishment del la democracia capitalista, que no es otra cosa que una renuncia a cualquier pretensión de transformar nada, excepto su propio papel en el sistema.
Concuerdo en gran medida con James Petras, el sociólogo americano de Binghamtom, quién vé a estos movimientos antisistémicos latinoamericanos como la Izquierda renaciente. Mira, en mi país la FNC (Federación Nacional Campesina) es un movimiento muy similar al MST,con una organización muy elaborada, con gran presencia en todo el Paraguay, capaz de organizar ocupaciones de tierra y movilizar con gran sentido político. Este movimiento tiene sus raices en las Ligas Agrarias Campesinas de los 70's, que fue un gran experimento de organización del campesinado en luchas reivindicativas orientado por la pastoral social de la iglesia católica; creo que es algo que tienen en común con el MST. Este experimento terminó trágicamente con la represión militar durante la dictadura de Stroessner.
Ya en los ochenta, el movimiento fue reorganizandose lentamente hasta que la caída de la dictadura a finales de los 80's y un contexto de grandes escisiones en la élite política dió lugar al resurgimiento del movimiento campesino quién inició una serie de ocupaciones de tierra importantes a lo largo de los 90's y que siguen hasta el presente.
También el movimiento campesino ha tenido decisiva participación en bloquear intentos de golpes de estado que los militares fascistas quisieron promover. Así las movilizaciones de los campesinos, cortes de ruta etc. tuvieron gran importancia en la defensa del orden democrático.
La FNC comparte con los otros movimientos latinoamericanos otras características:
1. Su principal referente ideológico es un socialismo disociado de toda elaboración teórica, mas bien con raices en la tradición comunitarista de los campesinos y un rechazo a la depredación capitalista.
2. Sus dirigentes no son intelectuales, ni provienen de la universidad. Son generalmente campesinos, hijos de campesinos que fueron seminaristas, maestros de escuelas de origen campesino.
3. Sus luchas por la tierra están muy ligadas a reivindicaciones que tienen que ver con la cultura campesina: tradiciones comunitarias, linguísticas, religiosas etc. Los campesinos en Paraguay hablan el guaraní, y la defensa del guaraní es la lucha contra la lengua del amo, del dominador: el español. La religiosidad popular esta teñida por una mitologia de liberación: la busqueda ancestral de la tierra sin mal.
4. Optan por la acción directa: ocupaciones de tierra, ocupaciones de institutos de reforma agraria estatales, cortes de ruta, movilizaciones en la ciudad. Las únicas movilizaciones importantes en Paraguay en los últimos años fueron las protagonizadas por los campesinos.
5. Tienen una gran capacidad de mantener una lucha sostenida.
Pienso que estos comentarios les ayudarán a entender mi preocupación por tener una visión adecuada de estos movimientos. Creo que entender la naturaleza y las posibilidades de estos movimientos es muy importante para definir una correcta estrategia socialista en un contexto latinoamericano.
Por último, pienso que Gramsci como el gran marxista creador que fue, es el mejor ejemplo de lo que debe ser la utilización de las herramientas del materialismo histórico en nuevas condiciones históricas.
Prometo con el tiempo ir enviandoles material referente a estos temas elaborados en mi pais. El debate y el intercambio de ideas es algo muy saludable.

Charles Quevedo